15. LIMPIEZA ESPIRITUAL DE VIVIENDAS MEDIANTE LA BENDICIÓN

Lo ideal es combinar una oración de bendición con la aspersión de agua bendita. Una forma de hacerlo puede ser la siguiente:

1º. La vivienda se va bendiciendo espacio por espacio con la oración:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, esta sala queda bendecida.

En el momento de mencionar a cada persona de la Trinidad se hace una cruz en el aire (como hacen los sacerdotes cuando bendicen) apuntando a una dirección del espacio diferente cada vez (3 personas de la Trinidad = 3 direcciones de la sala).

2º. Después de recitar las palabras de la oración se echa el agua bendita en el aire, con un pulverizador, echando unas gotas con la propia mano o como se quiera. La cantidad de agua a utilizar en cada sala se determina de forma intuitiva, hay que utilizar la cantidad que pida el corazón.

3º. Para limpiar un espacio a fondo, hay que hacer la bendición al menos durante 3 días seguidos. Luego, se va bendiciendo de vez en cuando, también según lo pida el corazón. Dependiendo de su sensitividad en relación a las energías espirituales, puede ser que note usted una mejora de la energía conforme pasa cada día.

Observaciones:

1. Hay personas que cuando bendicen un lugar que estaba energéticamente sucio sienten como una sensación de frescor, como si viniera un golpe de aire puro y primaveral, cuando antes se sintió un ambiente pesado y con el aire viciado.

2. Se recomienda apenas bendecir la propia vivienda. Hacerlo, por ejemplo, en el espacio de trabajo puede producir diversos conflictos si se convive con otras personas: básicamente, se puede despertar hostilidad en los colegas de trabajo, ya que los entes que los acompañan pueden instigarlos contra usted, o si se trata de un lugar que atiende al público puede haber un descenso en el número de clientes, ya que los espíritus que acompañan a muchas personas las van a condicionar para que no frecuenten el lugar.

Al bendecir un espacio ajeno, estamos primero llamando la atención de los entes que haya en él y, por otro lado, lo pueden interpretar como una invasión de territorio. Cosa muy diferente es cuando encontrándonos fuera de casa hacemos la oración de protección: en este segundo caso estamos siendo discretos, pues el cambio de energía se ciñe a nuestro cuerpo, de modo que simplemente podemos no ser notados y/o provocarles el deseo de dejarnos en paz.

3. Recuerde siempre que quien bendice en la práctica no es usted, es el Espíritu de Dios quien lo hace porque usted lo pide. Si cae en el "yo bendigo...", puede terminar ensoberbeciéndose, y entonces ya estará debilitándose frente a los entes.  

4. Bendecir un espacio sin usar agua bendita es posible, sí, una cierta mejora en la energía se da, pero el efecto es menor que con ella.
 

Ir al siguiente punto: 16. Bendecir y proteger máquinas o aparatos eléctricos y espacios en Internet

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now