25. ALGUNAS IDEAS DE AYUDA PARA MOMENTOS DE CRISIS

Hay momentos en que nos sentimos desestabilizados emocionalmente y en los que además de recurrir a la oración podemos sentirnos confortados por determinadas ideas que también tienen un efecto equilibrador. Siguen algunas de ellas, sabiendo que en función de factores como la propia experiencia de vida o incluso el momento en que sean leídas podrán beneficiarnos o no, y en diferentes grados. Incluso suele pasar que una que hoy no nos ayuda lo hace mañana, simplemente a causa de los cambios de estado que se dan de manera natural en nuestra propia sensibilidad.

 

En momentos de dolor en los que nos resulta difícil razonar, recibir la impresión de una idea breve puede ser muy efectivo, incluso su lectura repetida, a modo de “mantra”.

 

Siguen pues:

 

- En un momento difícil ir primero a la oración, para que vengan los dones necesarios para superarlo y evitar interferencias espirituales negativas.

 

- No perder la esperanza en Dios bajo ninguna circunstancia. Esto nos debilitaría espiritualmente y favorecería ataques.

 

- Donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia (Romanos 5:20).

 

- El desamparo de Dios no existe. Si estamos vivos significa que estamos recibiendo su aliento en este plano, con independencia de si creemos en Él o no, de si estamos contra Él o no.

 

Nota: Idea desarrollada en el epígrafe 2.2. El alma, espíritu o cuerpo espiritual y el  canal de conexión con Dios.

- Una vez que estamos en Dios, sabemos que las pruebas que vienen son las que tienen que venir para el mayor desarrollo de nuestra alma. Los desenlaces de las situaciones son los debidos.

 

- El hombre siembra y riega, mas Dios da el crecimiento (Corintios 3:7).

 

- La verdad hace libre, la mentira esclaviza.

 

- Cuando nos sintamos desamparados, de entre todas las leyes que rigen la creación hay que acogerse siempre a la ley mayor, que es el Señor.

 

- La justicia es de Dios.

 

Comentario: la justicia de los hombres falla con frecuencia, la de Dios es infalible, y ni siquiera es necesario esperar a la otra vida para verla cumplida. Si se observa el funcionamiento íntimo de cada situación, se puede observar que la frase “uno recoge lo que siembra” se cumple de manera exacta aún en esta vida.

 

- No resistáis al mal, apenas dirigid vuestra acción hacia el bien.

 

- En una situación difícil, preocuparse primero por mantener el centro emocional.

 

- Ora et labora (ora y trabaja).

 

Comentario: En una situación difícil mantenida en el tiempo en la que uno tiende a perder las fuerzas, la esperanza y la dirección de la acción hay momentos en los que uno debe simplemente ser actuante, ejecutar tareas y entregarse al Cielo.

 

- Al abordar tareas, definir primero su jerarquía y orden de ejecución.

 

- Buscar las causas profundas de las situaciones.

 

- Atención al caballo de la cólera desbocándose. La explosión de cólera no resuelve, complica.

 

- Atención a las reacciones emocionales de defensa (agresividad, no escuchar, etc.) propias y de los otros, y a las influencias espirituales sobre uno mismo y sobre los otros.

 

- Buscar una vía de descarga de la ansiedad para no enfermarnos. Cuando uno no la encuentra, la presión psicológica acumulada se manifiesta en forma de síntoma en el cuerpo o la mente.

 

- Ejecutar lo que hay que hacer con independencia de si hay miedo o no.

 

- Dios no nos prueba más allá de nuestras fuerzas (Corintios 10:13).

 

- El trabajo y el descanso son del Señor.

 

Comentario: Para casos en que la ansiedad lleva a la persona a cargas de trabajo excesivas o a tener dificultades para dormir.

 

- Clave para la supervivencia: hacer las preguntas adecuadas.

 

- No hacer mal a nadie para que Dios pueda bendecirnos.

 

- Las sensaciones negativas (miedo, rabia, sensación de “camino cerrado”, desesperanza, etc.), así como vienen, van.

 

- El futuro es del Señor. Él tiene un camino para nosotros y hacia él vamos. La idea de “no hay futuro” es parte del negativismo colectivo de nuestra época.

 

- Hasta que no estás muerto, no estás muerto.

 

Comentario: La realidad demuestra que muchas veces nos vemos abocados al fin, en momentos críticos que parecen sin solución, y persistiendo en la lucha la situación se resuelve en el último segundo.

 

- Yo pongo mi esperanza en ti, Señor, y confío en tu palabra.

 

- Cuando es necesario, el Señor le da la vuelta a una situación crítica al instante.

 

- Buscad, pues, primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura (Mateo 6:33).

Ir al siguiente punto: 26. Referencias bibliográficas

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now