10. LA SESIÓN DE LIBERACIÓN O EXORCISMO

 

Antes de entrar en contacto con el paciente se recomienda que el practicante realice oración para protegerse de posibles ataques de los entes que estén con dicha persona. Desde aquí se puede proponer la oración del manto de protección pidiéndolo por triplicado:

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, poned tres mantos sobre mí que me cubran de la cabeza a los pies y que me protejan de todo mal.

 

También os pido que con vuestra luz purísima y eterna guiéis a los espíritus que vagan por la tierra y que vuestros ángeles los encaminen al lugar que les hayáis destinado.

 

Amén.

 

Fuera de la sesión de liberación hay que pedir solo un manto, pero antes y durante ella el practicante puede pedir tres justamente porque, por el hecho de estar trabajando con liberación, se expone al peligro más que nadie y necesita por ello de especial protección. Desde lo Alto lo entienden y se lo conceden.

 

En el caso de que la sesión se dé por videoconferencia, antes de iniciar la llamada el exorcista también debe realizar sin excepciones la oración que sigue, pues de no hacerlo pueden recibirse ataques de entes que circulan por Internet y que por ser imprevisibles pueden poner en alto riesgo a paciente y exorcista:

 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, este aparato y conexión a Internet, así como los de la persona con quien voy a comunicarme ahora, quedan bendecidos y protegidos.

 

Amén.

Nota: Las oraciones de los puntos 10.1, 10.3, 10.7.1, 10.13 han sido escritas por la exorcista laica española María Ángeles Bertolín (aun con pequeñas adaptaciones del autor de este libro).

 

10.1. Oración del paciente

Al comienzo del ritual se le pide al paciente que mientras el practicante esté realizando sus oraciones y pases no deje de ir repitiendo mentalmente la siguiente oración:

 

Dios mío, ayúdame, haz que se vayan.

 

Es importante estar atento a que el paciente no omita ninguna parte de ella, ni la tergiverse, ni pare de hacerla. Cuando esto pasa es porque los entes lo están influyendo para inutilizarla, lo que puede dificultar que el trabajo del practicante surta el debido efecto.

 

No importa si el exorcista, el paciente o los entes negativos hablan idiomas diferentes, el exorcismo va a funcionar igual. Lo mínimo necesario para poder trabajar será que el paciente sepa recitar esta oración en su propio idioma.  

 

Parte de la efectividad de la sesión de liberación se basa en la cooperación entre practicante y paciente. En los casos en que el paciente está en posesión de sus facultades mentales, si no coopera ni pone todo su empeño y fuerza de voluntad para que la liberación se dé, esta puede no darse de manera completa.  

 

Alguna vez puede suceder que la persona no quiera hacer esta oración porque sigue una religión diferente de la cristiana.

 

Aquí se le puede proponer que sustituya el nombre “Dios” por el de la divinidad en la que pone más la fe.

 

En tales casos el Señor suele entender que al menos en aquel momento la persona no consiga acogerse a otro marco religioso que el que ella vive y conoce, y puede conceder la liberación igualmente.

 

Claro que este hecho podrá producir extrañeza e incluso indignación en muchos cristianos, pero desde aquí estamos explicando apenas una realidad. Si la persona quiere liberarse, esto es algo que Dios puede conceder en virtud de su amor al ser humano.  

 

Por supuesto que no va a tener cómo concedelo si el paciente invoca alguno de los espíritus que son enemigos expresos del Dios bíblico.

 

10.2. Orientaciones para los acompañantes del paciente

Lo ideal es que en la sesión el practicante y el paciente estén solos, pues si en la misma sala hay más gente existen los siguientes riesgos:

 

1º. Que alguna entidad de las que estén con el paciente venga a poseer a otra persona.

 

2º. Puesto que los entes consiguen su fuerza para actuar en el plano físico absorbiendo la energía de las personas vivas, cuanta más gente haya en la sala más energía tendrá a su disposición para poder manifestarse violentamente.

 

Si no es posible quedarse solo con el paciente, hay que negociar con sus acompañantes para que se quede el menor número posible de ellos.

 

Si se trata de un paciente con antecedentes de manifestación de fuerza sobrehumana, por supuesto que deberán quedarse también las personas que lo tengan que sujetar en caso necesario.

 

Para que cualquier persona diferente del exorcista y el paciente se quede en la sala sin obstaculizar el procedimiento ni correr peligro, debe comprometerse a:

 

1º. No interferir en el procedimiento bajo ninguna circunstancia y no hacer nada que el exorcista no le pida.

 

2º. No mirar al paciente ni al exorcista mientras se está dando el procedimiento. Se le pedirá que mire a cualquier otro lado, a la pared, al suelo, etc., también que no piense en ellos, y mucho menos que ore por ellos, pues eso puede atraer la atención de los entes.

 

3º. Que durante todo el procedimiento se mantenga en oración al Dios de la Biblia, siempre en una comunicación estrictamente individual con Él. Puede ser cualquier oración, la que le resulte más fácil, puede hablar con Dios en un diálogo abierto si quiere. Se tiene que preocupar apenas de mantenerse conectado con Dios en todo momento, sin perder el hilo.

 

4º. A un acompañante escéptico podemos decirle, por ejemplo, que una oración al Dios de la Biblia no tiene cómo hacerle daño a nadie, que la haga aunque no crea.

 

No hay peligro para los acompañantes que se queden en otra sala, con tal de que no oren por el paciente (lo que atraería igualmente la atención de las entidades).

 

10.3. Oraciones introductorias

El procedimiento de liberación se hace con la persona sentada en un asiento sin respaldo o en una silla normal pero sentada de lado, pues es posible que tengamos que realizar determinadas fricciones en su espalda (el modo de hacerlas se explica más adelante, en el punto 10.7.2. Aplicación de fricciones).

 

Las dos oraciones siguientes son las dos primeras del ritual y mientras se recitan hay que situar las palmas de las manos lo más cerca posible de cima de la cabeza de la persona, pero sin llegar a tocarla.

 

Puede haber algún caso en que el paciente tenga un comportamiento violento y no pare de mover la cabeza durante las oraciones. Aquí el practicante puede elegir entre sujetarle la cima de la cabeza con ambas manos o imponérselas apuntando igualmente al mismo punto desde una distancia suficiente para no ser agredido.

 

En un caso de violencia extrema donde nada de esto sea posible, bastará con recitar la oración.

 

Esta imposición se realiza porque, con ella, ya desde el primer momento le pasamos energía espiritual al paciente a través de su chakra de la cima de la cabeza, lo que empezará a fortalecer su campo energético natural de protección y a debilitar así a los entes.

 

En la liberación por videoconferencia o con el uso de foto: Basta con imponer las manos a la persona de modo que, simplemente, desde nuestro ángulo de visión veamos que se sitúan encima de su cabeza.

 

Primera oración:

 

Señor y Padre nuestro, te rogamos que nos permitas ayudar a este/a hermano/a que va acompañado/a por seres de tinieblas, sea cual sea su número y naturaleza. Te rogamos, Señor, que obres su debilitamiento. También te pedimos que tu fuerza y tu luz purísima y eterna estén con nosotros y nos permitan hacer este acto de amor y de caridad espiritual. Te lo pedimos en el nombre de Jesucristo, tu Hijo, y por el poder de tu Santo Espíritu. Que así nos sea concedido si es tu santa voluntad.

 

Amén.

 

Segunda oración:

 

Señor y Padre nuestro, estamos aquí reunidos en tu santo nombre y en el santo nombre de tu hijo Jesucristo y te pedimos que estén presentes tus santos ángeles y tu Santo Espíritu para que nos ayuden a realizar este acto de amor y de caridad espiritual hacia esta persona. También te pedimos, Señor, que todos los lazos que unen a esta tierra a cualquier espíritu que la esté poseyendo o influyendo se corten, que perdones todos los pecados de estos y que ninguno deje de ser entregado a ti, concediéndoles así la luz eterna. Te lo pedimos, Señor, en el nombre de tu hijo Jesucristo y por el poder de tu Santo Espíritu. Que así nos sea concedido si es tu santa voluntad.

 

Amén.

 

En este momento se hacen presentes los ángeles de Dios. Incluso en el caso de los videntes más dotados es muy infrecuente que se dejen ver, pues su energía es sutilísima, aunque los que lo han visto afirman que en las sesiones de liberación suelen venir dos de ellos. Tienen una forma que recuerda vagamente la humana pero están hechos de pura luz, tienen una estatura superior a la humana también, más de dos metros, y permanecen suspendidos, aproximadamente a medio metro del suelo.

 

En el espacio donde se realiza la liberación también se abre el túnel de luz que conduce al plano elevado. Las almas que están deseosas de ir a él pueden entrar por sí mismas, las que no lo quieren son entregadas por el practicante a los ángeles y serán ellos quienes finalmente se encarguen de llevarlas a su destino.

 

Esta es una tarea para la que necesitan la ayuda de un ser humano, el practicante en este caso, que es quien ayuda en el tránsito de los entes del plano terrenal al elevado.

 

Nota: Si realizamos las oraciones en voz alta es fácil que el paciente se asuste. Por ello, se recomienda hacerlas mentalmente, sin vocalizarlas, o vocalizándolas pero usando un volumen de voz lo suficientemente bajo como para que podamos visualizarla bien y que el paciente no entienda el texto. Su efectividad no quedará perjudicada en absoluto por hacerlo así, ya que lo que importa de verdad es que se mentalicen claramente y se realicen con fe y amor.

Otra cosa a tener en cuenta es que el exorcista puede tener la tendencia a cerrar los ojos mientas ora, lo que no es recomendable porque hace falta estar bien atento a las reacciones del paciente durante toda la sesión. Esto se aplica igualmente en el autoexorcismo: es necesario estar con los ojos abiertos, atento a lo que pasa en uno mismo y alrededor de uno mismo.

 

10.4. Pedirle orientaciones a Dios en caso de duda

Gracias a estas dos oraciones también se establece una comunicación totalmente fiable entre el practicante y el Señor, y se le pueden ir pidiendo orientaciones cuando no se sepa cómo actuar.

 

Entonces, si el practicante le hace una pregunta, la primera respuesta que le venga a la mente será la válida, será lo que se le esté respondiendo desde lo Alto.

 

Por ejemplo, puede suceder que en un determinado paciente nada de lo que sabemos funcione y que el Señor necesite inspirarnos sobre la marcha alguna nueva manera de trabajar.

 

Entonces, basta con pedir que nos oriente. Esto garantiza que en ninguna situación quedemos desamparados, por lo que el resultado final de la sesión estará de acuerdo siempre con su voluntad, será el que tenga que ser.

 

Se pueden hacer preguntas del tipo “Señor, ¿cómo quieres que se haga?”, “Señor, ¿paro o sigo?”, etc.

Es posible que en alguna ocasión el mensaje mental recibido sea confuso o incluso que no llegue ninguno. Entonces, basta con repetir la pregunta o pedir una confirmación del tipo: “Señor, por favor, sé claro, ¿paro o sigo?”.

 

Algo importante a no perder nunca de vista, sobre todo cuando los espíritus se manifiestan violentamente en el plano físico, es que para poder hacerlo toman la energía de alguien o de algo. Así, y principalmente en los escenarios más críticos, la pregunta crucial que el exorcista deberá hacerse siempre es: ¿De dónde está sacando la energía? O como sucede en la mayoría de los casos: ¿De quién? Como por ejemplo, cuando un ente posesor manifiesta gran fuerza durante el exorcismo gracias a que toma energía de otras personas presentes en el lugar, siendo que podrá incuso dejar momentáneamente el cuerpo de su víctima para irse a robar la energía de individuos que ni siquiera estén en dicho lugar, y que normalmente tendrán algún tipo de relación con el paciente.

 

10.5. Localización de los entes que acompañan al paciente y procedimientos de liberación para cada caso

Cuando una persona va acompañada por seres espirituales negativos, estos pueden estar localizados en los siguientes lugares:

 

1. En el áurea de la persona (el campo energético de pocos centímetros de espesor que emite el cuerpo físico humano). Aquí es donde la mayoría suele localizarse.

 

2. Dentro del cuerpo de la persona.

 

3. Totalmente fuera de la persona. Lo normal es que se sitúen a uno o dos metros del cuerpo. No acostumbran a alejarse mucho más porque este es su fuente de energía y si lo hicieran otros entes podrían quitarles el lugar.

 

Algunos espíritus especialmente astutos pueden alejarse más de la persona durante la sesión de liberación queriendo escapar de ser entregados a los ángeles.

 

10.6. Diferencia entre ayuda espiritual y exorcismo

Puede establecerse una diferencia de abordaje entre el acto de ayuda espiritual y el de exorcismo, que tiene que ver con la voluntad del ente con relación a la decisión de entregarse al Señor.

 

En esta obra se interpretará, pues, que en el caso de la ayuda espiritual el practicante ayuda al ente para que se ponga voluntariamente en manos de los ángeles, esto se da en casos en que el ente está en nuestro plano terrenal no porque sea necesariamente perverso, sino porque simplemente está desorientado, cree que tiene algo que hacer aquí, o incluso porque está desesperado por salir de él y ni sabe cómo.

 

El exorcismo, por otro lado, se practica sobre los entes que no quieren ser entregados a Dios, sí tienen maldad y son sus enemigos, por lo que es necesario entregarlos a la fuerza.

 

Las acciones de ayuda son, por decirlo de alguna manera, acciones sin uso de fuerza contundente. Las acciones de exorcismo sí implican contundencia.

 

Los seres espirituales deben ser tratados con respeto y consideración, como a cualquier ser humano, por lo que el uso de la fuerza ha de ser el adecuado para cada caso. Imagine el abordaje de un policía ante una persona infractora: si es posible intentará resolver la situación sin violencia (ayuda espiritual) y solo si se trata de un criminal agresivo aplicará la fuerza contundente (exorcismo).

 

En el caso del practicante, si utiliza fuerza contundente de manera indebida, lo que puede pasar simplemente es que desde lo Alto le reduzcan la energía, o si necesita un escarmiento severo puede ser que le quiten la energía del todo y tenga que pasar por un muy mal trago quedándose indefenso ante un ataque espiritual.

 

Por todo ello, se recomienda que después de recitadas las dos oraciones introductorias del punto 10.3. se pregunte siempre: “Señor, ¿ayuda o exorcismo?” y se actúe según la primera respuesta que nos venga a la mente con las oraciones y pases adecuados para cada vía de acción, que serán descritos en el siguiente epígrafe.

 

Puede ser incluso que preguntando esto más de una vez se le pida a usted cambiar de procedimiento durante el transcurso de una misma sesión pues, por ejemplo, puede ser necesario entregar en un primer momento a un ente conflictivo y que luego haya que entregar a otros que necesiten apenas ayuda.

 

10.7. Procedimientos para la ayuda espiritual

10.7.1. Oración para el acto de ayuda espiritual

 

A cada uno de los seres espirituales que acompañan a esta persona:

 

En el nombre de Dios Todopoderoso, vete en paz. En el nombre de su hijo Jesucristo, vete en paz, y por el poder de su Santo Espíritu que todos los lazos que te unen a esta tierra se corten.

 

En el nombre de Dios Todopoderoso y en el nombre de Jesucristo, su Hijo, y por el poder de su Santo Espíritu, te arranco y te entrego en manos de estos ángeles para que te encaminen al lugar que Dios te haya destinado.

 

Amén.

 

Nota: Ir recitándola en singular o en plural según se sienta la necesidad.

 

10.7.2. Aplicación de fricciones

Se sienta a la persona en una silla o taburete de manera que su espalda y brazos queden libres para realizarlas.

 

Estas se aplican mientras se va recitando la oración del punto 10.7.1, pues forman parte del procedimiento de ayuda, y se harán con la frecuencia que la propia intuición pida. Se trata de practicarle al paciente fricciones rápidas y suaves con las palmas de nuestras manos, sin hacerle daño, en movimientos de abajo hacia a arriba, desde la cintura hacia la cabeza, en espalda, brazos -entre el codo y el hombro-, y/o cabeza si es necesario, ejerciendo toda nuestra fuerza mental y espiritual.

 

Mediante las oraciones introductorias nos hemos conectado con el plano elevado de manera que nos envían una energía espiritual especialmente intensa, adecuada para esta tarea, y que entrando en nuestro cuerpo por el chakra de la cima de la cabeza se transmite luego a través de las manos.

 

Al realizar las fricciones sobre la persona el ente percibe la sensación de sacudida producida por el toque físico combinado con la descarga de energía espiritual que sale de ellas.

 

El sentido de hacer esto es el siguiente: cuando el cuerpo espiritual de un espíritu posesor se une al de una persona viva, se produce un cierto grado de adherencia entre ambos, que se hace mayor conforme va pasando el tiempo. Puede incluso darse el caso de que el posesor quiera dejar a la persona y ni siquiera sepa cómo hacerlo. Así, la sacudida producida por las fricciones, junto con la oración, le facilita en mucho la salida.

 

En la liberación por videoconferencia o con el uso de foto: Las fricciones serán sustituidas por pases de impulso (descritos en el punto 10.8. Pases de impulso).

 

10.7.3. Aplicación de pases de contorno

Otra manera de darles una sacudida energética a los entes para ayudarlos a salir es realizar el mismo movimiento que en las fricciones pero haciendo que la mano pase lo más cerca posible del cuerpo sin llegar a tocarlo. Por llamarlos de alguna manera, nos referiremos a este tipo de movimientos como “pases de contorno”.

 

Resultan útiles a la hora de trabajar, por ejemplo, con niños muy pequeños, que se asustan con las fricciones, o en cualquier caso donde no sea conveniente que haya un contacto físico con la persona.

 

Vídeo en YouTube: Fricciones y pases de contorno - Guía de liberación espiritual o exorcismo. Isidro Jordá

https://youtu.be/4XJayTOSG1Q

 

10.7.4. Motivar a los entes hablándoles para que se vayan voluntariamente

En un procedimiento en que la persona esté poseída por varios entes puede haber algunos que sean malignos y otros que no. Los primeros van a hacer el ademán de avanzar contra el exorcista para atacarlo así que empiece el ritual, descuidando agarrarse al cuerpo del paciente, y por ello serán los primeros a ser entregados.

 

En la mayoría de los casos, cuando hay algún ente que da mucho trabajo para salir es porque obtiene esa fuerza de su propio miedo, intentando agarrarse desesperadamente al cuerpo del poseso.

 

Entonces, si a los que no son malignos se les explica que lo mejor para ellos es que se acojan al Padre suelen terminar por entenderlo, paran de resistirse y a partir de ahí dejan al paciente fácilmente, por propia voluntad.

 

Algunos argumentos que podemos usar:

 

- Es el momento de que sean acogidos por el Señor y de que dejen este plano terrenal de sufrimiento, donde están sufriendo ellos y están haciendo sufrir a otros.

 

- Que siendo acogidos por el Señor van a un lugar donde serán amados, cuidados y restaurados.

 

- Que van a un lugar donde podrán reencontrar a los seres queridos que fueron antes que ellos.

 

- Etc.

 

Desde aquí se recomienda que esto solo lo haga una persona preparada para ofrecer tanto ayuda espiritual como exorcismo. Además, el único motivo para dirigirse a los entes ha de ser ayudarlos a que se acojan al Señor. Hacerlo por otros motivos puede hacer que seamos fácilmente manipulados por ellos, pues si en algo son maestros es en la mentira y la manipulación psicológica.

 

A los espíritus malignos no se les argumenta nada, simplemente se los entrega usando el procedimiento de exorcismo.

 

10.8. Pases de impulso

Para hacerlos imagine como si dentro de la persona hubiera un balón y lo golpeara usted por debajo con las manos abiertas para impulsarlo hacia el techo. Con este movimiento se proyecta la energía espiritual en forma de ráfaga, imprimiendo una sacudida sobre los entes hacia arriba, para que sean tomados por los ángeles con mayor facilidad.

 

En los próximos epígrafes se irá indicando cuándo pueden ser utilizados.

 

En en caso de la liberación por videoconferencia o con el uso de foto sustituyen a las fricciones.

 

Vídeo en YouTube: Pases de impulso - Guía de liberación espiritual o exorcismo. Isidro Jordá

https://youtu.be/39EgfTuQLnc

 

10.9. Procedimientos para el exorcismo

La oración para exorcizar espíritus, esto es, para extraerlos a la fuerza del cuerpo del paciente, es esta:

 

A cada uno de los seres espirituales que acompañan a esta persona:

 

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo su hijo y por el poder de su Santo Espíritu, yo os ato con este lazo de luz indestructible, os arranco y os entrego en manos de estos ángeles para que os encaminen al lugar que Dios os haya destinado.

 

Amén.

 

Nota: Ir recitándola en singular o en plural según se sienta la necesidad.

Al decir “yo os ato con este lazo de luz indestructible” el practicante levanta el dedo índice de una mano y traza uno o más círculos en el aire en sentido horizontal, visualizando que de él se disparan una o más sogas de luz que capturarán al ente o entes que puedan estar dentro del paciente. Acto seguido, al decir “os arranco” hará un gesto seco con las manos como si tirase de la soga para sacar al espíritu o espíritus del cuerpo de la persona. Queda a criterio del exorcista si hay que echar un lazo o más, basta con seguir lo que pida la intuición. Para finalizar, mientras se recita “y os entrego en manos de estos ángeles para que os encaminen al lugar que Dios os haya destinado” se efectúan pases de impulso en dirección al espacio delante de nosotros donde visualizamos que están los entes.

 

Vídeo en YouTube: Lazo de luz - Guía de liberación espiritual o exorcismo. Isidro Jordá

https://youtu.be/kHlxW16VCMg

 

10.9.1. Comentario sobre el lazo de luz

Del mismo modo que es posible proyectar energía espiritual a través de las manos en una bendición o en una imposición de manos, cuando se combina esta oración con la visualización mental del lazo y los gestos aquí descritos, se consigue, por increíble que parezca, que la energía tome esta forma de lazo. Esto se debe a que los planos físico, mental y espiritual con sus respectivos tipos de energía interactúan entre sí.

 

Lo practicantes que tienen el don de la clarividencia lo ven literalmente, quienes no lo tienen saben que realmente se forma y funciona por los efectos de su uso. Así, lo vea el practicante o no, la entidad es atada y entregada.

 

Esto se hace cuando sabemos que se trata de espíritus malignos, que podrían agredirnos o escapar, cuando tras hacer la pregunta “Señor, ¿ayuda o exorcismo?” recibimos el mensaje mental “Exorcismo”. Mediante este lazo los atamos e inmovilizamos para entregarlos de inmediato a los ángeles.

 

En la liberación por videoconferencia o con el uso de foto: Se realizarán como en la presencial.

 

10.10. Movimientos de arrancado

Estos gestos se asocian a la oración de ayuda.

 

En determinados casos, durante el ritual la persona siente molestias en una determinada parte del cuerpo, lo que indica que un ente se ha colocado en la parte del áurea que cubre esa región. Si las fricciones no las eliminan, se puede hacer un gesto con las manos imaginando que esa localización hay como una masa que hay que arrancar con las manos y una vez extraída del cuerpo se la lanza hacia arriba con un pase de impulso, usando las dos manos o incluso una sola. El acto funciona, el ente es extraído y el paciente siente un alivio inmediato.

 

También se puede pedir la cooperación del paciente preguntándole “Si pudieras quitarte esta molestia de encima, ¿cómo lo harías?”. Normalmente la persona utiliza expresiones simbólicas del tipo: “Me lo arrancaría como si fuera un rábano plantado en la tierra…”, “Clavaría mis dedos como si fueran pinzas y lo arrancaría…”. Así, el practicante puede imitar el movimiento sugerido por el paciente y el ente también es extraído.

 

Si los procedimientos gestuales descritos hasta ahora sorprendían, este aún sorprende más. Pero, ¿por qué funciona también? Una tesis que puede proponerse es que la propia alma del paciente conoce el mejor camino para liberarse, para mover la energía de la manera más adecuada, y coopera con nosotros indicando lo que debe hacerse a través del lenguaje simbólico.   

 

Esta forma de extracción también se puede utilizar si se percibe o intuye que el ente está dentro del cuerpo del paciente. En tal caso, basta con que el practicante imagine que la masa a ser arrancada está bien profunda dentro de él.

 

En la liberación por videoconferencia o con el uso de foto: Se realizarán como en la presencial.

 

Vídeo en YouTube: Arrancado - Guía de liberación espiritual o exorcismo. Isidro Jordá

https://youtu.be/4eXOcENoRZU

 

10.11. Captura y entrega a los ángeles de entes que están fuera del cuerpo y del áurea del paciente

A veces puede suceder que una entidad que acompaña al paciente se aleje unos metros del lugar del exorcismo queriendo escapar de ser entregada. Así, este procedimiento permitirá que sea atraída y situada ante nosotros para que podamos entregarla a los ángeles sin darle posibilidad de escapatoria.

 

Para ello se utiliza la siguiente oración:

 

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo, su hijo, y por el poder de su Santo Espíritu, a cualquier ser espiritual que esté perturbando a esta persona, escuchadme estéis donde estéis y situaos ante mí. Yo os entrego en manos de estos ángeles, para que os encaminen al lugar que Dios os haya destinado.

 

Amén.

 

Nota: Todas las oraciones se pueden hacer en singular o en plural, según lo pida la intuición.

 

Gestos que acompañan la oración:

 

Al decir el nombre de cada una de las personas de la Trinidad se traza en el aire con la mano una cruz latina o un cristograma iota chi apuntando a una región específica de la sala donde no haya ninguna persona, e idealmente fuera del ángulo de visión del paciente. El mandato en nombre de la Trinidad hará que los entes se sitúen en esa región.

 

Nota: Estos gestos son los mismos utilizados, por ejemplo, a la hora de bendecir. Para recordar su forma de uso y sentido, véanse los epígrafes: 13. La bendición y 13.3. Uso del cristograma ix para las bendiciones, del Libro 1.

 

Durante el recitado de la parte “Yo os entrego en manos de estos ángeles, para que os encaminen al lugar que Dios os haya destinado” se realizan pases de impulso apuntando a la misma región de la sala.

 

Por el hecho de estar en movimiento fuera del cuerpo del paciente, los entes dejarán un rastro de energía negativa en la sala, de modo que para limpiarla se recomienda bendecir dicho espacio con agua bendita al término de la sesión.

 

En la liberación por videoconferencia o con el uso de foto: Se realizarán como en la presencial.

 

10.12. Oraciones para anular el efecto de rituales de magia y ataques de viajeros astrales

Tal y como ya se dijo en el epígrafe 19.1. Sobre los rituales de magia destinados a agredir personas (Libro 1), en cualquier agresión mágica genuina se forman una especie de hilos de energía psíquica que conectan al mago agresor con su víctima, a través de los cuales este la manipula mentalmente y le envía entes negativos.

 

Cuando un ser humano vivo agrede a otro con su propia energía psíquica sin estar físicamente presente, puede hacerlo mediante la creación de estos hilos energéticos o yendo apenas en cuerpo astral donde su víctima esté.

 

Las agresiones por parte de viajeros astrales suceden con una frecuencia suficiente como para recomendarle al exoricista que cada vez que realice el procedimiento de liberación le pregunte siempre al Señor si debe realizar o no las oraciones destinadas a anularlas, que serán descritas a continuación. Incluso las agresiones de viajeros astrales que actúan en grupo son más frecuentes de lo que podríamos imaginar.

 

Todo esto se debe sencillamente a que el movimiento de personas vivas en el plano astral es masivo. A lo largo de nuestra vida, cada uno de nosotros pasa una gran cantidad de tiempo realizando viajes astrales insconscientes, mientas dormimos, y a ello hay que añadirle el hecho de que existe también toda una comunidad de personas que saben realizar viajes astrajes manteniendo la consiencia durante los mismos, que ya es muy numerosa y que hoy en día está creciendo exponencialmente gracias a Internet, pues en la red pueden encontrarse manuales que enseñan cómo hacerlos.

 

En el plano astral las personas se vinculan entre sí tal y como lo hacen en el material, de ahí que algo como la agresión en grupo no sea nada tan insólito.

 

Confieso que esta realidad a mí mismo me dejó perplejo al principio de conocerla, hicieron falta algunas decenas de exorcismos a viajeros astrales para convencerme de que hay que tomarlos muy en serio. Los daños que pueden causar sobre las personas son análogos a los que puedan causar las almas ya desencarnadas, pudiendo en casos extremos, por ejemplo, llegar incluso a tener dominio total sobre el cuerpo de sus víctimas.

 

Voy a contar brevemente dos casos de pacientes agredidos por grupos de viajeros astrales tratados por mí y que me parece ilustran de manera inequívoca la realidad del fenómeno.

 

Quisiera remarcar primero que durante el procedimiento el exorcista se sitúa fuera del ángulo de visión del paciente y las oraciones se hacen mentalmente o susurrando, la persona no debe entender qué se dice en ellas ni ver los movimientos corporales del exorcista porque podría asustarse.

 

Caso 1

 

Durante los procedimientos presenciales suelo leer los textos de las oraciones en una computadora. No fue mi primer caso relacionado con viajeros en grupo, pero sí el primero en que me dispuse a leer el texto recién escrito de la oración aplicada a ellos.

 

Un segundo antes de empezar a leerla, la computadora se descontroló totalmente, una serie de ventanas empezó a abrirse y cerrarse frenéticamente, el puntero del ratón empezó a moverse por la pantalla velozmente sin yo hacer nada y el archivo que contenía las oraciones se corrompió. Al reiniciar el aparato y recuperar una copia del documento, se recuperó solo la versión anterior a la que contenía la oración para grupos de viajeros.

 

Toda esta confluencia de “síntomas” mostró la intervención de algún tipo de consciencia con la clara intención de impedir la ejecución del procedimiento, tan vehemente, sofisticada y precisa que permitió excluir la posibilidad de que se tratara de un fallo informático o ataque cibernético fortuitos. De ese modo, interpreté que se trató de una reacción de miedo intenso por parte de los viajeros, lo que unido a los otros casos anteriores, ya me confirmó que el procedimiento tiene fuerza efectiva y es realmente necesario.

 

 

Caso 2

 

Después de ejecutar una primera vez la oración para grupos en el paciente, al preguntar si debía parar o seguir me llegó la orientación de ejecutarla cuatro veces más antes de pedírseme que parara. Al final le pregunté al paciente si había sentido algun cambio de estado corporal o mental durante el proceso y me dijo que sí. Con relación a mí, percibía apenas que yo estaba realizando varias oraciones, sin entenerlas, claro, pero me comentó: “En la primera oración me vino una sensación de náusea, en la segunda sentí como si me atravesaran una aguja de sien a sien, en la tercera sentí un fuerte mareo, en la cuarta sentí como si algo en mi frente, como un remolino, girara de manera frenética y caótica*. Cada sensación paró al terminar cada oración. En la quinta me quedé bien, ya no sentí ninguna molestia más”.

 

* Los atacantes espirituales le pusieron en movimiento al paciente el chakra del tercer ojo, fenómeno que sucede con cierta frecuencia durante las sesiónes de liberación.

 

Sin mas, sigue la secuencia de oraciones destinada a anular este tipo de ataques:

Oración A

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo su hijo y por el poder de su Santo Espíritu, si estás atado/a por algún hilo de magia queda cortado y destruido desde ahora.

Si la agresión viene de algún objeto tratado con magia para agredirte continuamente, que este quede sin acción a partir de ahora.

Amén.

Oración B

Padre, Hijo y Espíritu Santo, haced también que su emisor sea confrontado con vuestro poder y gloria, que su alma y su mente queden desatadas para siempre de esta persona y que entienda que nunca más debe agredir psíquica o espiritualmente a nadie, permitid que alcance la paz y sanadlo de todos sus males. Que esto sea concedido si es vuestra santa voluntad.

 

Amén.

 

Mientras se recita el primer párrafo de la oración se pueden imponer las manos sobre el paciente. Luego, en el momento en que el practicante dice “queda cortado”, se puede imaginar que el propio brazo es una espada y que este corta los hilos dando “golpes de espada” rápidos y firmes a ras del cuerpo de la persona, haciendo pasar el brazo lo más cerca posible de ella pero sin tocarla.

 

Los puntos donde los hilos adhieren con mayor frecuencia son el plexo solar y la cabeza, y ya en menor medida en cualquier otra parte del cuerpo.

 

Lo ideal es cortar los hilos de modo que los “golpes de espada” cubran la totalidad de la superficie del cuerpo.

 

La manera más fácil de hacerlo es pedirle al paciente que se ponga de pie y se practicarán los golpes de la siguiente manera:

 

1º. Dar un golpe de espada en sentido lateral justo sobre la cabeza del paciente.

 

2º. Dar un golpe en vertical que vaya desde la cabeza a los pies del paciente utilizando el exorcista sus dos brazos, que lo harán bajando al mismo tiempo, en paralelo, cubriendo la superficie de la parte delantera y trasera del cuerpo de la persona (el exorcista se puede situar para esto a uno de los lados de ella).

 

3º. Dar otro golpe igual que el anterior pero cubriendo los dos flancos laterales del paciente (el exorcista se puede situar detrás o delante del paciente).

 

4º. Si se quiere cubrir al máximo la superficie del cuerpo de la persona se le puede pedir también que nos permita hacer el corte de hilos en las plantas de los pies. Con relación a esto se puede escuchar la propia intuición, aunque recordando siempre que los atacantes son astutos y pueden descubrir cualquier punto débil en el procedimiento de liberación.

El segundo párrafo de la oración sirve para eliminar la acción de objetos tratados mágicamente para enviar flujos contínuos de energías psíquicas y entes negativos. 

 

Al terminar la oración B, se pregunta:

 

Señor, ¿hago la oración C? ¿Sí o no?

Y en caso de que el mensaje mental recibido sea un sí, se pregunta:

¿Para persona o grupo?

Y se ejecutará la oración C pertinente al caso, que puede ser:

 

Oración C para un solo viajero astral

 

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo su hijo y por el poder de su Santo Espíritu, a quien esté aqui presente solo en cuerpo astral, escúchame y sitúate ante mí. Aparta tu alma y tu mente para siempre de esta persona.

 

Amén.

 

Gestos que acompañan la oración:

 

Al decir el nombre de cada una de las personas de la Trinidad se traza en el aire con la mano una cruz latina o un cristograma iota chi apuntando a una región específica de la sala donde no haya ninguna persona, e idealmente fuera del ángulo de visión del paciente. El mandato en nombre de la Trinidad hará que los viajeros se sitúen en dicha región.

 

Después de decir “Aparta tu alma y tu mente de esta persona para siempre” se realiza un pase de impulso apuntando a la misma región de la sala.

 

 

Oración C para un grupo de viajeros astrales

 

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo su hijo y por el poder de su Santo Espíritu, a quienes estéis aqui presentes solo en cuerpo astral, escuchadme y situaos ante mí. Apartad vuestra alma y vuestra mente para siempre de esta persona.*

 

Amén.

 

*. Se puede decir el nombre de la persona si se quiere.

 

Después de decir “Apartad vuestra alma y vuestra mente para siempre de esta persona” se realizan varios pases de impulso apuntando a la misma región de la sala, tantos como pida la propia intuición.

 

Importante: Las oraciones C han de ser aplicadas estando el paciente de pie, nunca sentado o dormido, por los siguientes motivos:

 

1º. La posición de pie facilita al máximo la salida del viajero del cuerpo de la persona en el caso de estar dentro de ella.

 

2º. El procedimiento implica que el viajero será primero arrebatado contundentemente del lugar donde esté para ser luego impactado por una ráfaga de energía espiritual imparable para él. Si el paciente no está de pie puede recibir una parte excesiva de ese shock energético y experimentar algún tipo de síntoma decurrente de él.

 

El movimiento de energías es tan intenso en las oraciones C que estas no deben aplicarse a niños. Desde lo Alto fui orientado al respecto, y también se me dijo que con ellos es suficiente realizar solo la oración A.

 

Si en algún caso especial el exorcista tuviera la intuición de que sí deben aplicársele a un niño, preguntará al Señor primero si lo puede hacer, teniendo en cuenta también que puede haber situaciones fronterizas como, por ejemplo, la atención a semiadolescentes.

 

Tras la oración C debemos confirmar si el paciente está completamente liberado, tanto de viajeros astrales como de seres espirituales negativos. Así, le haremos dos preguntas al Señor:

 

Señor, ¿qué hago con la oración C, paro o sigo?

Señor, ¿qué hago con las oraciones para entes negativos, paro o sigo?

Tras recibir el mensaje mental de parar con la oración C, se le pregunta al paciente si ha notado algún tipo de cambio físico o emocional. Si dice que no, que está bien y no siente ninguna molestia física o emoción negativa, o dice que sí hubo sensaciones físicas o mentales negativas pero que ya pararon, se puede pasar a la segunda pregunta. En caso contrario, hay que ir ejecutando la oración C hasta que se nos pida parar.

 

Nota: Hay casos específicos en que después de las oraciones de liberación el paciente queda, sí, sintiendo alguna molestia leve; además, en pacientes que reciben sesiones de liberación periódicas también suele ser siempre la misma. Aquí, el síntoma suele ser un indicador más de que la liberación se ha dado con éxito (el tipo de molestia más recurrente en estos casos es una sensación de náusea), aunque el procedimiento habrá de darse por concluido apenas cuando recibamos el mensaje mental de Dios que nos indique parar.

Si nos llega el mensaje de seguir aplicando las oraciones para entes negativos, se pregunta “Señor, ¿ayuda o exorcismo?” y se ejecutará la oración pertinente al caso, repitiéndo también el proceso hasta que se nos pida parar.

 

Después de esto ya se podrá proceder a la oración de sellado, explicada en el próximo epígrafe, que cierra el procedimiento completo de liberación de personas y que se aplica una vez el paciente ha sido liberado de entes, hilos psíquicos y viajeros astrales.

 

En casos que no son graves basta ejecutar esta secuencia de oraciones una sola vez para que el paciente quede totalmente libre. Luego, para casos más difíciles, se trata de ir repitiendo las oraciones requeridas por el Señor en cada momento. En los peores casos puede ser incluso necesario que después de una primera sesión completa de liberación sea necesario hacer más.

 

Es muy importante entender que, a veces, si la liberación no se da a la primera o a la segunda tentativa no hay que darse por vencido. Incluso hay casos en que se dan situaciones totalmente nuevas y que exigen aprender conforme se va actuando en ellas.

 

Nota: En el caso del exorcismo a distancia de viajeros astrales, el procedimiento es el mismo.

 

10.13. Oración de sellado

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo, su hijo, y por el poder su Santo Espíritu, pongo un triple manto protector sobre ti para que te proteja de todo mal, de todo espíritu maligno, alma en pena o viajero astral, y lo sello sobre tu cabeza con las bendiciones del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Que así nos sea concedido, Señor, si es tu santa voluntad.

 

Amén.

 

Desde el comienzo de su recitado hasta llegar a las palabras “alma en pena” se van haciendo pases lentos sobre el cuerpo de la persona de arriba a abajo, partiendo de su cabeza y llegando hasta sus piernas, visualizando que formamos sobre ella con nuestras manos una especie de manto o burbuja de energía protectora.

 

La energía espiritual transmitida en esta oración a través de las manos también limpiará los residuos de energía negativa que los entes dejan en el cuerpo del paciente tras abandonarlo.

 

Al decir “lo sello sobre tu cabeza”, podremos las manos abiertas sobre la cima de la cabeza del paciente y trazaremos unos tres círculos con ellas, con movimientos circulares cruzados, en sentido lateral.

 

Luego, al citar cada persona de la Trinidad trazaremos una cruz latina o un cristograma, según prefiramos, con el dedo pulgar la mano apuntando al centro de la cima de la cabeza. Con ello estaremos poniendo una protección especial sobre el chakra de la cima de la cabeza para que no le entren nuevos entes a la persona, ya que es por esta región que se introducen en el cuerpo.

 

En la liberación por videoconferencia o con el uso de foto los pases en el cuerpo y de sellado en la cima de la cabeza se practicarán del mismo modo que en un exorcismo presencial, apenas apuntando al cuerpo de la persona desde nuestro punto de vista. La cruz latina o el cristograma se trazarán con la mano en sentido vertical (como cuando bendecimos a alguien o algún objeto), pero de manera que el centro de la cruz o cristograma apunten a la cima de la cabeza de la persona.

 

Vídeo en YouTube: Sellado - Guía de liberación espiritual o exorcismo. Isidro Jordá

https://youtu.be/a8L3zGlP98A

 

10.14. Respiraciones para la limpieza de secuelas

Tras la oración de sellado es posible que el paciente sienta algún tipo de molestia física, lo que puede deberse a las secuelas energéticas dejadas por los entes extraídos.

 

Dado el caso, para ayudarlo a eliminarlas podemos pedirle que realice tres o cuatro respiraciones lentas y profundas, inspirando el aire por la nariz y sacándolo por la boca.

 

Sobre el concepto de secuela, véase: 7.9. Las secuelas psíquicas y físicas (Libro 1).

10.15. Liberación espiritual o exorcismo de viviendas

 

En los casos de agresión espiritual el mayor núcleo de peligro está en los espíritus que se apegan a los vivos, pero existen también muchos casos en los que esto no pasa. Un espíritu puede permanecer en una casa deshabitada, por ejemplo, o en una habitada pero sin poseer o sentirse vinculado a quienes viven en ella. Los hilos psíquicos también se atan a viviendas, así como los viajeros astrales pueden igualmente actuar en ellas sin sentirse necesariamente apegados a sus habitantes. En casos graves todas estas influencias llegan a manifiestarse —esté la vivienda habitada o no— como fenómenos poltergeist.

 

Por ello, la secuencia para la liberación de viviendas sigue el mismo patrón que el aplicado a la liberación de personas, centrándose primero en los espíritus negativos, después en el corte de hilos psíquicos y finalmente en los viajeros astrales.

 

Los agresores espirituales, del tipo que sean, actúan sobre el individuo y también sobre su vivienda. Así, si un procedimiento de liberación se efectúa apenas sobre la persona, la tarea quedará incompleta.

 

Finalizada la sesión de liberación de cualquier individuo, se recomienda ejecutar este procedimiento siempre (si la persona lo consiente), ya sea de forma presencial o a distancia.

 

Sigue, pues, el método de liberación para tales casos:

 

1

 

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, poned un triple manto sobre mí que me cubra de la cabeza a los pies y que me proteja de todo mal.

 

También os pido que con vuestra luz purísima y eterna guiéis a los espíritus que vagan por la tierra y que vuestros ángeles los encaminen al lugar que les hayáis destinado.

 

Amén.

2

 

Padre, Hijo y Espíritu Santo, os pido que me asistáis con vuestra fuerza y vuestra luz purísima y eterna, y que estén presentes vuestros santos ángeles para que me ayuden a realizar este acto de amor y de caridad espiritual hacia los seres espirituales negativos que deambulan por esta vivienda [dirección completa de la vivienda], donde reside [nombre de la persona], con excepción de los que acompañen a sus otros habitantes vivos.

 

Debilitadlos y haced que todos los lazos que los unen a esta tierra se corten; perdonad todos sus pecados, concediéndoles así la luz eterna.

 

*. La última frase del párrafo, “con excepción de los que acompañen a sus otros habitantes vivos”, se puede incluir o no dependiendo de si, por ejemplo, el procedimiento ha de aplicarse en la casa de un paciente donde este convive con otras personas que no serán exorcizadas.

 

Básicamente, no hay problema en personalizar el texto dependiendo de cada escenario. Por ejemplo, también puede haber una casa donde haya varias personas que reciben liberación y otras que no. En ese caso, bastaría con especificar en la oración a quién no se debe tratar, diciendo algo como: “con excepción de los que acompañen a tal y tal persona...”, recordando siempre que no se puede exorcizar a nadie sin su consentimiento expreso.

 

Realización de la oración 2 imponiendo las manos sobre una foto de la vivienda

 

Durante la realización de esta oración se puede, de manera opcional, utilizar una foto de una de las salas de la vivienda para imponer las manos sobre ella.

 

Preferentemente se puede usar una foto de aquella sala en la que haga más vida quien habita en la casa. Aunque si vamos a limpiar una vivienda de terceros y sus habitantes conceden darnos la foto, esto se puede proponer pero tampoco imponerlo —para no ser invasivos—, bastará con que la persona nos dé la foto que ella juzgue mejor.

 

Al hacer la oración 2 imponiendo al mismo tiempo las manos sobre la fotografía, el flujo de energía espiritual que sale de nuestras manos se proyectará sobre toda la casa y ya comenzará a limpiar la energía negativa y a debilitar a los entes que haya en ella.

 

Personalmente he comprobado que la energía no llega apenas a la sala mostrada en la foto, porque ha habido casos en que personas que estaban en otras salas y con las puertas cerradas a la hora de practicar este procedimiento notaban también mejoras drásticas de la energía.

 

Mis primeros experimentos utilizando fotos de viviendas con esta oración los hice retratando desde la calle la fachada de la casa o edificio, o visualizándolas desde el aire con la aplicación Google Maps, pero me di cuenta pronto de que haciéndolo así a veces la limpieza funcionaba bien y otras no, teniendo que repetir en algunos casos el exorcismo y la limpieza de la casa para resolver la situación (sin foto, claro).

 

Lo que interpreto aquí es que cuando la limpieza se hace usando una foto de exteriores, los entes de fuera de la casa —que estén en la calle o en casa de los vecinos, por ejemplo— pueden notar los cambios de energía y decidirse a interferir en el proceso. Se trataría, pues, de una actuación fuera de los límites debidos, algo así como una provocación innecesaria o una invasión de propiedad, pues estamos alterando la energía de espacios sin autorización de nadie, y por ello el Señor no concede la captura de esos espíritus, de modo que quedan libres para atacar impunemente tanto al paciente como al exorcista.

 

Utilizando una foto del interior de la vivienda, este problema queda resuelto.

3

 

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo, su hijo, y por el poder de su Santo Espíritu, a vosotros, hermanos que estáis en [dirección de la vivienda], escuchadme y situaos ante mí.

 

Yo os entrego en manos de estos ángeles, para que os encaminen al lugar que Dios os haya destinado.*

 

Que así me sea concedido, Señor, si es tu santa voluntad.

 

Amén.

 

*. Se ejecutarán los mismos gestos que en la oración del epígrafe 10.11. Captura y entrega a los ángeles de entes que están fuera del cuerpo y del áurea del paciente.

 

 

4

 

Oraciones para cortar hilos de magia y expulsar a viajeros astrales de la vivienda

Oración A

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo su hijo y por el poder de su Santo Espíritu, si esta vivienda está atada por algún hilo de magia, queda cortado y destruido desde ahora.

Si la agresión viene de algún objeto tratado con magia para agredirla continuamente, que este quede sin acción a partir de ahora.

Amén.

Oración B

 

Padre, Hijo y Espíritu Santo, haced también que su emisor sea confrontado con vuestro poder y gloria, que su alma y su mente queden desatadas para siempre de esta vivienda y que entienda que nunca más debe agredir psíquica o espiritualmente a nadie, permitid que alcance la paz y sanadlo de todos sus males. Que esto sea concedido si es vuestra santa voluntad.

 

Amén.

 

Los hilos psíquicos pueden cortarse aplicando los gestos de corte sobre la foto de una sala de la vivienda, idealmente la que utilicen más sus habitantes. Una manera simple de hacer esto es poner la foto encima de una mesa —sea en papel o expuesta en un teléfono celular o tablet— y ejecutar sobre ella un “golpe de espada” horizontal con el brazo, como en el caso del mismo procedimiento aplicado a personas.

 

 

El siguiente vídeo muetra la imposición de manos sobre la foto de una vivienda y el movimiento de corte de hilos psíquicos:

Vídeo: Imposición de manos y corte de hilos psíquicos en foto de vivienda - Guía de protección espiritual o exorcismo - Isidro Jordá

https://youtu.be/tZiE1y8VuOE

 

Si se desea hacer esto con la foto en la pantalla de una computadora, una manera de hacerlo se muestra también en el vídeo del punto 11.1. Resumen de la gestualidad del procedimiento de liberación espiritual por videoconferencia (personas y viviendas).

Para cortar los hilos de magia de una vivienda en un procedimiento presencial y sin el uso de fotos, una posible manera de hacerlo es dar cuatro “golpes de espada” en sentido horizontal, uno para cada una de las direcciones del espacio, con la intención de cortar los posibles hilos que pueda haber en la superficie de la casa.

 

Personalmente los hago como se muestra en el siguiente vídeo:

Vídeo: Imposición de manos y corte de hilos psíquicos en foto de vivienda - Guía de protección espiritual o exorcismo - Isidro Jordá

https://youtu.be/lTvlJac-c5E

 
 

Hecho esto, se pregunta si hay que hacer la oración C para viajeros astrales:

Señor, ¿hago la oración C? ¿Sí o no?

¿Para persona o grupo?

 

 

5

 

Oración C para un solo viajero astral

 

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo su hijo y por el poder de su Santo Espíritu, a quien esté presente en esta vivienda solo en cuerpo astral, escúchame y sitúate ante mí. Aparta tu alma y tu mente para siempre de ella.

 

Amén.

 

 

Oración C para un grupo de viajeros astrales

 

En el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo su hijo y por el poder de su Santo Espíritu, a quienes estéis presentes en esta vivienda solo en cuerpo astral, escuchadme y situaos ante mí. Apartad vuestra alma y vuestra mente para siempre de ella.

 

Amén.

 

Señor, ¿qué hago con la oración C, paro o sigo?

Señor, ¿qué hago con las oraciones para entes negativos, paro o sigo?

 

 

10.15.1. Limpiar los resíduos de energía espiritual negativa en la vivienda

 

Una vez la vivienda ha sido totalmente liberada, será necesario limpiar la energía negativa dejada por los espíritus (niebla negra).

 

Para hacer esto de manera presencial, basta con aplicar el procedimiento de bendición de viviendas con agua bendita descrito en el punto 15. Limpieza espiritual de viviendas mediante la bendición, Libro 1.

 

Sobre esto hay que decir también que, en el contexto de un exorcismo, el agua ha de emplearse solo después de que los habitantes y la vivienda hayan sido liberados de los entes, no antes, pues dependiendo de qué tipo de espíritus se trate, el agua puede excitar aún más su violencia en vez de disminuirla.

 

Para hacer dicha limpieza a distancia, puede efectuarse la siguiente oración:

 

Padre, Hijo y Espíritu Santo, os pido, por vuestro amor, que limpiéis completamente los residuos energéticos dejados por seres espirituales negativos en esta misma vivienda.

 

Amén.

 

Aunque el paciente viva con otras personas y solo podamos liberarlo a él, se puede limpiar la vivienda igualmente.

 

Se recomienda, no obstante, no limpiar lugares públicos, apenas el hogar del paciente, pues en el primer caso habrá un flujo de entidades elevado y continuo acompañando al de personas y podríamos llamar su atención de modo indebido e innecesario. Lo único que puede justificar la limpieza de un local público es que nos lo pida su propietario.

 

Importante: No se recomienda realizar este procedimiento sin dominar antes con eficacia el de autoexorcismo. Ver: 12. Aplicación del procedimiento de liberación sobre uno mismo (autoexorcismo).

10.16. Poltergeist

 

El escenario poltergeist, en que las entidades consiguen desplazar objetos físicos, se debe a la acumulación de muchas de ellas en un lugar determinado, recordando que esta capacidad de mover objetos la adquieren comunmente y sobre todo cuando absorben mucha energía del áurea de personas vivas con quienes tengan contacto.

 

Así, el procedimiento a seguir para limpiar un ambiente afectado por un poltergeist consiste en exorcizar primero a cada una de las personas que haya visto alguna de sus manifestaciones, con independencia de que vivan en ese ambiente o no. Un amigo de la casa, un vecino, un policía, el cartero, etc., no importa quien sea, si ha presenciado algún fenómeno habrá de hacerse lo posible para practicarle también el exorcismo.

 

La primera o primeras personas que presenciaron el fenómeno serán las más cargadas de entes y la fuente más importante de energía para ellos. Si es posible, se recomienda liberarlas primero a ellas.

 

Las personas afectadas podrán estar bajo un estado de miedo muy intenso, por lo que si se da alguna manifestación espiritual a la hora de exorcizarlas se recomienda adoptar una actitud con ellas de “quitarle hierro al asunto”. Para nosotros también sirve esa regla, pues a los entes si les concedemos poder crecen, si no, decrecen.

 

Por ejemplo, si está usted con el paciente y se mueve algo en la sala, puede simplemente ignorar el fenómeno, poniendo la atención apenas en ejecutar el exorcismo sobre él, recordando que la forma más rápida de anular las manifestaciones espirituales violentas consiste en liberar a las personas primero —pues ello deja a los espíritus sin su principal fuente de energía— para liberar después el espacio en sí.

 

10.17. Oración para limpiar a distancia los rastros de energía negativa (niebla negra) en vehículos motorizados

En cualquier vehículo con un espacio cerrado el comportamiento de las energías espirituals es similar al de una vivienda, pues básicamente son lo mismo: un espacio cerrado que contiene personas. Por ello, el exorcista puede utilizar el mismo procedimiento para limpiarlo que usaría para una vivienda, pero sustituyendo los datos domiciliarios de esta por los del vehículo.

Aunque si no se siente la necesidad de aplicar ese procedimiento completo, la forma más simplificada de tratar el caso sería realizar apenas la oración que limpia la niebla negra. Esta:

 

Padre, Hijo y Espíritu Santo, por vuestro amor, os pido que bendigáis el vehículo [tipo de vehículo, marca, modelo y número de matrícula], propiedad de [nombre completo del propietario], y que limpiéis completamente los residuos energéticos dejados por seres espirituales negativos en él.

 

Amén.

 

Si se desea, esto puede hacerse finalizada la sesión de liberación, después de despedirse del paciente.

 

Cualquier persona puede también limpiar un vehículo bendiciéndolo como se haría con una sala de vivienda (véase el epígrafe 15. Limpieza espiritual de viviendas mediante la bendición, Libro 1).

 

10.18. Procedimiento para entregar a los ángeles al espíritu de un fallecido llamándolo por su nombre

Si se desea se le puede ofrecer al paciente esta opción, pues es posible que el espíritu de algún ser querido suyo esté perdido en nuestro plano terrenal y el paciente desee que sea conducido al Padre.

 

Preguntar si tiene alguien que entregar y, en caso afirmativo, el procedimiento se hará después de despedirse del paciente.

 

Siguen las oraciones:

 

I

 

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, poned un triple manto sobre mí que me cubra de la cabeza a los pies y que me proteja de todo mal.

 

También os pido que con vuestra luz purísima y eterna guiéis a los espíritus que vagan por la tierra y que vuestros ángeles los encaminen al lugar que les hayáis destinado.

 

Amén.


 

II

 

Padre, Hijo y Espíritu Santo, os pido que vuestra fuerza y vuestra luz purísima y eterna estén conmigo en este acto, y que se hagan presentes vuestros santos ángeles para que me ayuden a realizar esta obra de amor y caridad espiritual hacia [ … ]*. Permitid que todos los lazos que lo/la unen a esta tierra se corten y perdonad todos sus pecados, concediéndole así la luz eterna.

 

Si tú, hermano/a [nombre de la persona y algún dato suyo que haga imposible confundirla con otra], estás aquí en este plano terrenal, escúchame, estés donde estés y sitúate ante mí.

 

Yo te entrego en manos de estos ángeles, que te llevarán al lugar que Dios en su infinito amor y misericordia te haya destinado.

 

Que así sea concedido, Señor, si es tu santa voluntad.

 

Amén.

 

*: Nombre completo de la persona y alguna información que lo identifique de manera inequívoca, como por ejemplo su antiguo domicilio.

 

Desde el recitado de “Yo te entrego en manos de estos ángeles” hasta el final de la oración se pueden aplicar pases de impulso, como en el procedimiento del epígrafe 10.11. Captura y entrega a los ángeles de entes que están fuera del cuerpo y del áurea del paciente.

 

Si el espíritu estaba en nuestro plano y estuvo ante nosotros habrá dejado su rastro de energía negativa en la sala, por lo que será conveniente bendecir el espacio al término de la oración.

 

Importante: Se recomienda no realizar este procedimiento sin dominar antes con eficacia el de autoexorcismo. Ver: 12. Aplicación del procedimiento de liberación sobre uno mismo (autoexorcismo).

 

10.19. Liberación de colaboradores del exorcista

Si participan de las sesiones colaboradores directos del exorcista, estos deberán pasar también al menos por una sesión de liberación al final de la jornada de trabajo.

Ir al siguiente punto: 11. Guión resumido del procedimiento de liberación espiritual (personas y viviendas)

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now