7. FORMAS BÁSICAS DE LA ORACIÓN DE LIBERACIÓN Y EXORCISMO

Las oraciones propuestas en este libro se basan siempre en el llamado a la Trinidad cristiana. Las posibilidades de falseamiento del nombre del Dios bíblico son muchas, entonces, por este medio se garantiza que cuando lo llamemos será Él quien atienda y nadie más.

 

Hay que insistir en que las formas en que se puede desarrollar con éxito una sesión de liberación son múltiples, bien se puede aplicar a ellas el dicho “Mil monjes, mil religiones”. Se puede usar una oración simple y breve o una larga y sofisticada, aunque eso no es lo esencial. Lo esencial es siempre que, como ya se ha dicho, se haga con fe y amor.

 

Como caso extremo de ausencia de formalismo puede citarse una anécdota del exorcista laico español Antonio Jiménez Puig, quien cuenta:

 

Una vez, durante una sesión, un ser espiritual me bloqueó la mente de tal manera que no conseguía orar, ni en voz alta ni mentalmente. Con un esfuerzo máximo conseguí pensar “Dios, ayúdame…” y ahí el Señor me liberó.

 

No obstante, tener un modelo de trabajo concreto facilita la tarea y da seguridad al practicante, además de facilitar que el procedimiento pueda ser aprendido y reproducido de forma simple por otras personas, y es lo que se ofrece aquí.

 

Conocer las fórmulas que serán presentadas ahora nos va a permitir, por ejemplo, reaccionar rápidamente ante acciones inesperadas de los entes, no quedando necesariamente sujetos a una oración específica previamente escrita.

 

Ser conscientes de esto es de máxima importancia porque nos da la seguridad de que en ningún tipo de interacción con los seres espirituales negativos estaremos indefensos, permitiéndonos así reaccionar de inmediato ante cualquier escenario.

 

7.1. Fórmula básica de petición a Dios

Es esta:

 

PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO + PETICIÓN

 

También a la hora de componer nuevas oraciones, necesarias para atender nuevos escenarios, podremos seguir su estructura.

7.2. Petición directa a Dios

 

Se le puede pedir algo a Dios dirigiéndonos a Él de estas maneras:

 

- Opción 1: A las tres personas de la Trinidad en conjunto.

 

PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO…

 

- Opción 2: Dirigirse primero a Dios como “Padre”, “Padre Nuestro” o “Señor”, y luego pedirle algo en el nombre de las otras dos personas de la Trinidad, o al menos en el de una de ellas.                                     

SEÑOR/PADRE, EN EL NOMBRE

DE JESUCRISTO, TU HIJO, Y POR

EL PODER DE TU SANTO ESPÍRITU…

+          PETICIÓN

Ejemplos:

 

Padre, Hijo y Espíritu Santo, poned un manto sobre mí…

 

Señor, en el nombre de tu hijo Jesucristo y por el poder de tu Santo Espíritu, protégeme…

 

Te pido, Padre, que me ayudes a …, para que así, con la ayuda de tu hijo Jesucristo y de tu Espíritu Santo…

 

Dame, Señor, … y así me sea concedido en el santo nombre de tu hijo Jesucristo y por el poder de tu Santo Espíritu.

 

Permíteme, Señor, … Y así me sea concedido si es tu santa voluntad.

 

Señor y Padre Nuestro, te pido en el nombre de tu hijo Jesucristo que…

 

Señor y Padre Nuestro, te pido me concedas la gracia de…

 

7.3. Pedirle a un ente que realice una determinada acción

Se hará siempre “EN EL NOMBRE DE” la Trinidad, pues ningún ser humano por sí mismo, sin la ayuda directa de Dios, tiene control  real sobre el comportamiento de los seres espirituales.

EN EL NOMBRE DE DIOS

TODOPODEROSO, EN EL NOMBRE

DE JESUCRISTO, SU HIJO, Y POR EL

PODER DE SU SANTO ESPÍRITU…

+          ACCIÓN QUE SE DESEA

            QUE EL ENTE REALICE

En el nombre de Dios todopoderoso, en el nombre de Jesucristo, su Hijo, y por el poder de su Santo Espíritu, vete en paz.

 

7.4. Pedirle a Dios que las acciones que uno realiza tengan efecto sobre los seres espirituales

La acción que uno realice será “EN EL NOMBRE DE” la Trinidad y únicamente con el fin de liberar a alguien de la influencia espiritual de entidades negativas, y no con cualquier otro.

EN EL NOMBRE DE DIOS

TODOPODEROSO, EN EL NOMBRE

DE JESUCRISTO, SU HIJO, Y POR EL

PODER DE SU SANTO ESPÍRITU…

+          ACCIÓN QUE UNO REALICE

En el nombre de Dios todopoderoso, en el nombre de Jesucristo, su Hijo, y por el poder de su Santo Espíritu, yo te arranco y te entrego en manos de estos ángeles…

 

7.5. Peticiones a los ángeles de Dios

Se les hace la petición en el nombre de la Trinidad.

 

Dadme, concededme, ayudadme…, oh, ángeles del cielo, en el nombre de Dios Todopoderoso, de Jesucristo, su hijo, y por el poder de su Santo Espíritu.

Ir al siguiente punto: 8. Transmisión de energía espiritual a través de las manos

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now